richard-mille-johannes-thingnes-bo-21641

Johannes Thingnes Bø

Exactitud, ritmo y precisión.

Un sueño personal

Desde que en su infancia comenzara a esquiar por las cumbres de su Noruega natal con su hermano Tarjei, también un biatleta de alto nivel, el sueño de Johannes Thingnes Bø siempre fue convertirse en campeón olímpico de biatlón. No se podía imaginar que ambos hermanos llegarían un día a lo más alto de los podios de todo el mundo. Johannes vio cómo su sueño se hacía realidad en 2018, cuando a los 25 años consiguió en Pyeongchang nada más y nada menos que 3 medallas, entre ellas su primer oro en la categoría individual tras una prueba impecable en los 20 km.

Desde entonces, Johannes continúa avanzando de manera imparable. El biatleta ha alcanzado claramente la cima de su carrera, tras cosechar triunfos y récords en los Globos de Cristal y en la Copa del Mundo a lo largo de varias temporadas.
En 2020, Thingnes Bø aseguró su segundo título general de la Copa del Mundo con un cuarto puesto en persecución.

richard-mille-johannes-thingnes-bo-21634

Una disciplina completa

El biatlón es un deporte único, puesto que combina dos disciplinas tan diferentes como el esquí de fondo y el tiro con carabina. Ambas requieren una concentración máxima. Es necesario compaginar una puntería de alta precisión en una fracción de segundo con la capacidad de resistencia para largos recorridos. Las penalizaciones por un simple resbalón al apuntar pueden acabar con los puntos conseguidos en el eslalon. «El pulso medio en este momento de la carrera es de 180 pulsaciones por minuto. Además de esquiar con rapidez, los atletas deben ser capaces de calmarse y aislarse del exterior para intentar acertar cinco blancos situados a una distancia de 50 metros. La exactitud, el ritmo y la precisión son factores clave. Accionar el gatillo una centésima de segundo demasiado tarde o demasiado pronto puede marcar la diferencia entre acertar o fallar».

richard-mille-johannes-thingnes-bo-21635

«El desarrollo y la innovación son factores clave cuando se intenta conseguir el máximo nivel posible tanto en el deporte como en un producto. El RM 67-02 queda tan ajustado a la muñeca que parece que forma parte de la piel. Durante las carreras, los atletas nos quitamos las carabinas hasta cuatro veces, por lo que el ajuste del reloj debe ser extremadamente preciso para que no interfiera con el arma. Peso ligero, deportivo y con los colores de Noruega: sé que esté reloj me va a dar fuerza y motivación».

Johannes Thingnes Bø

couv-akanboi